Casas de madera que enamoran… con argumentos sólidos

casas madera, noem

Casas de madera que enamoran… con argumentos sólidos

Nos gusta construir con madera, y tenemos argumentos. Hoy queremos compartirlos con vosotros.

Casas que nos ayudan a vivir la naturaleza

Entre todos los materiales de construcción, la madera, como es sabido, es el único natural y renovable. Además, las operaciones de transformación del árbol en madera son mínimas y apenas necesitan energía, en comparación con otros materiales tradicionales, por lo que la sostenibilidad del uso de madera es todavía más grande.

Talar árboles no es sinónimo de deforestar, como algunos incendiariamente afirman. En los bosques abandonados los árboles mueren de viejos, víctimas de la competencia mutua, sufren ataques de parásitos, y se descomponen. El bosque deja entonces de producir oxígeno con lo que su papel ecológico se altera.

El respeto al ciclo inmutable de la naturaleza, impone una explotación racional que permita mantener el bosque activo. Y construir con madera permite que los bosques estén gestionados, tengan un rendimiento económico y se mantengan cuidados y productivos, como ha sucedido desde el inicio de los tiempos.

casas madera, casas pasivas, noem casas pasivas. casas madera, noem

Casas más sanas

La madera es uno de los materiales de construcción más sanos. Enumeremos los principales hechos que soportan esta afirmación: 
• La casa de madera es una casa que respira: la madera es un regulador natural de humedad que  ayuda a estabilizar la del medio ambiente interior de nuestras casas. Contribuye así a evitar dolencias de reumatismo y de vías respiratorias, y filtra y purifica el aire al mismo tiempo. 
• El campo bioeléctrico natural de la madera proporciona además un estado de equilibrio en el cuerpo humano. La casa de madera, permeable a las radiaciones naturales, no distorsiona estos sutiles campos electromagnéticos de la Tierra y contribuye así a preservar la salud de sus ocupantes.
• La madera absorbe una parte importante de la energía de las ondas sonoras que recibe, con la consiguiente reducción de la polución acústica. La casa de madera es una casa silenciosa, lo que reduce el estrés de sus habitantes. Y la calidad del sonido es optima para disfrutar de la música y la compañía.
• Una casa de madera es en sí un vínculo emocional con la naturaleza que nos hace volver simbólicamente a nuestras raíces. Sus anillos de crecimiento nos hablan un tiempo que palpamos y nos hace sentirnos vinculados a las generaciones que nos precedieron.

Casas personales y versátiles

La madera es compatible con todos los materiales de construcción, a los que aporta sus especiales cualidades. Sus posibilidades de adaptación y su flexibilidad formal no conocen límites: apertura de todo tipo de huecos para grandes ventanales, grandes luces, adaptación al entorno, y una enorme variedad de texturas, formas y colores, adaptada a climas, gustos y tradiciones.

Personalidad y diseño sin límites.

Casas confortables y eficientes

La construcción con madera añade a sus propios valores aislantes, la posibilidad de incrementar el aislamiento con mucha más facilidad que en los sistemas tradicionales y con menor pérdida de superficie útil. Y además el consumo energético es drásticamente menor que en los sistemas tradicionales. Espacios generosos y climatizados con bajísimo coste.

¿Qué más se le puede pedir a una construcción?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
No Comments

Post A Comment